Blogia
asuncion-upao

 

Entrevistadora: Hoy 23 de Junio del presente año entrevistaremos a uno de los secretarios de Antenor Orrego, quien hoy nos concederá una entrevista el señor Juvenal Nique. Muy buenos días.

Juvenal Ñique: Yo quisiera hacer una pequeña aclaración no fui secretario, fui su amigo muy cercano y su compañero de ideales, ocupamos  cargos en diferentes status de las organizaciones políticas, pero de todas manera me enaltece  que me consideres secretario de Antenor Orrego.

Entrevistadora: ¿Cómo fue su relación con Antenor Orrego?

Juvenal Ñique: Nos conocimos en las inquietudes ideológicas y políticas. Antes lo había conocido en los afanes que él tuvo desde su juventud de volcar la cultura hacia las esferas populares. Recuerdo que lo conocí en famoso ateneo popular del barrio de la Unión de Trujillo, donde dictó una conferencia sobre Gonzáles Prada, ,me acuerdo el tema porque fue una exposición brillante que no la he vuelto a escuchar por segunda vez y sobre todo por los personajes que ahí estuvieron, ahí estuvo el secretario de cultura de esa institución, que era un líder obrero aunque les parezca raro, es el contraste entre un líder obrero y el cargo que desempeñaba pero se enfrascaba por ser un hombre extraordinario y un autodidacta singular, me refiero a Manuel Arévalo Cáceres, él lo presentó en esa memorable conferencia.

 

Entrevistadora: ¿Cómo fue que ingresó a trabajar con este digno personaje?

Juvenal Ñique: Primero porque yo me sentía atraído pro su pensamiento sobre todo por su conducta y era un hombre de pensamientos claros y de gran visión futura del país y del pueblo, él solía decir siempre: “Si nosotros queremos una nueva organización política, social y económica debemos de preparar al pueblo para que el pueblo la reclame, cuando el pueblo sienta la necesidad de una organización mejor entonces ahí estaremos con el pueblo tras ese objetivo noble que necesita el país, eso me cautivó y luego al poco tiempo me enrole en las filas del partido aprista que él lidero en estas regiones norte del país, estaba entonces yo muy joven, bastante joven, era estudiante de educación secundaria pero junto con otros jóvenes de la época, que yo los recuerdo y no los puedo olvidar, y junto con otros  maestros de esa época que tampoco los puedo olvidar y me voy a referir a dos de ellos, al doctor Nicanor Redondilla un brillante maestro no quiero decir profesor, me refiero al maestro con preferencia porque el maestro y el profesor como diría Antenor Orrego hay sus diferencias, el profesor puede ser un experto en su especialidad pero el maestro es aquel que penetra en la interioridad del alumno, lo estremece, sus facultades creadoras, el maestro decía Orrego: “Salvavidas”, el profesor puede tener las condiciones también que un maestro y entrega los conocimientos, el maestro además de los conocimientos puede salvar la vida de los jóvenes, todo esos criterios bueno invocados permanentemente me impulsaron a que yo me enrolara y también me sintiera uno de sus discípulos tal vez el mejor de todos de ese entonces.

 

Entrevistadora: ¿Cómo fue su desempeño en el ámbito laboral?

Juvenal Ñique: Bueno yo primero fui estudiante, luego trabajé, mis primeras actividades fueron en una escuela nocturna para enseñar primaria, en esa época me acuerdo que esa escuela nocturna funcionaba  en el centro cultural  y deportivo Vilis del barrio de Chicago, que ahora ah silenciado su nombre no sé porque pero tiene una trayectoria histórica, pues allí en ese centro cultural y deportivo Vilis del barrio de Chicago que tenía su local institucional en la calle Zela, que no recuerdo, yo enseñe en la escuela nocturna por espacio de 3 años y me apasioné y luego desempeñé otros cargos aparte de mis estudios como por ejemplo trabajé algún tiempo en el registro  de colegios de abogados de La Libertad y también desempeñé otros cargos, yo he sido, he desempeñado cargos docentes en el colegio Instituto Moderno de esa época que fue según mi criterio una institución que lamentablemente ha desparecido porque tuvo su  gran prestigio, sobre todo en las épocas que su director era el famoso catedrático universitario doctor Carlos Uceda Mesa y también la plana docente de aquella época el doctor Chavarri ,el doctor Segundo Gestrada José Gabriel del Castillo,  que eran a al sazón ilustres magistrados de la corte superior de justicia, ellos eran lo maestros nuestros en esa época, y le cuento una cosa que ahora parecería incontracentible el doctor Segundo de Gestrada , era profesor muy eficiente del curso de literatura para el tercer y cuarto año de secundaria y también era profesor de trigonometría, es decir tenía un dominio  por las matemáticas, había una concordancia entre las letras y las ciencias de manera que los alumnos de esa época no se nos era  difíciles hacer esa concordancia pues también nos agradaban las matemáticas y las ciencias, nos agradaba la literatura, yo me incline por la literatura y por eso cuando ya estuve en la edad de desempeñarme profesionalmente me gradué de periodista profesional en la universidad mayor de san marcos, de manera que yo soy periodista profesional, que he desempeñaba cargos docentes si, que he trabajado además en la escual normal Uceda Mesa, que he trabajo también en la famosa esuela normal Superior Indoamerica de gratísima recordación que fue creada de la que yo fui cofundador que fue creada precisamente para formar  a los nuevos educadores de la región norte del país y porque no hablar de la futura punta de lanza para promover la formación del magisterio nacional, porque habían planes de ese calibre, de ese valor y quienes estaban ahí, quienes crearon en nosotros esa famosa escuela Indoamerica, el doctor Salvador Lara, a quienes les decía en una  forma muy risueña el sarmiento peruano, porque el mantuvo por diversos lugares de La Libertad y del muelle del chicama, de tanto correr, con anexos del colegio San Juan primero y luego de independizarlos como colegios, antes no había en el valle chicama ni en los distritos de grado de primaria, en el valle de chicama no había hasta entonces un colegio de educación secundaria  pero la labor pues recogiendo el mensaje de Antenor Orrego de llevar la cultura hacia el pueblo  y sobre todo para orientar a los trabajadores cañaveleros del valle chicama y Santa Catalina para fundar un colegio de educación secundaria en esos lugares donde no existian.

 

Entrevistadora: ¿Tuvo alguna relación laboral con Antenor Orrego?

Juvenal Nique: Bueno la relación con Antenor Orrego fue de carácter ideológico y cultural, al él lo consideramos un maestro de maestros y solíamos nosotros tener comentarios los sábados y domingos, pero ya cuando él fue Senador de la República en 1946, y cuando también fue no solamente fue senador de la república sino rector de la universidad nacional de Trujillo, los sábados por la noche y los domingos la atardecer teníamos conversatorios sobre la misión del periodista, de él recogimos este gran mensaje que dice: “El periodista, el periodismo el decía es tribuna y es trinchera; es tribuna para orientar culturalmente y llevar los mensajes a la colectividad peruana y es trinchera para defender los grande ideales adoptando todos los riesgos que pudieran correrse para cumplir una misión de carácter apostólico solía decirse, entonces yo me desempeñe como periodista en ese entonces antes lo había hecho en tiempos de persecución política, porque yo fui redactor del diario CHAN-CHAN, del semanario CHAN-CHAN de la época que salía clandestinamente, en la época en que los apristas eran perseguidos a muerte por los tiranos de turno, pero después en 1946 cuando ese CHAN-CHAN clandestino surge como diario para venderse equilibradamente , yo asume también un cargo en la plana  de redacción del diario y lo sábados y domingos en la noche solíamos tener un conversatorio de cultura general, lo que después Haya de la Torre lo llamó coloquios, pero nosotros lo hacíamos en pequeño, en el grupo de redactores del diario y algunos alumnos de la universidad, o sea que  eso fue mi participación cercana a Antenor Orrego y después yo fui dirigente del Partido Aprista, que él conducía clandestinamente para toda la región norte del país, en esas andanzas estuve yo con  mi juventud acuestas y esa carga inebiológica que  yo la considero necesaria para el hombre que quiere renovarse la mantengo hasta hoy, y ahora cuando tengo canas y estoy terminando mi ciclo vital pero estoy tranquilo y ya perdido a actualizarme cada día como él lo quiso y con él estuve en un mismo centro de persecución, en un mismo refugio y después con él por esas coincidencias del destino me tocó ocupar el mismo lugar de repunción, en la penitenciaria de Lima.

 

Entrevistadora: ¿Cómo fue el trato de Orrego con  su persona?

Juvenal Ñique: Muy amable, muy amable. Orrego no, usted lo miraba  y tenía un rostro tan cristiano, que inspiraba no sólo confianza sino una atracción natural, nunca lo vi molesto, nunca supo del resentimiento, nada del odio, del desprendimiento mucho porque en 1931 cuando las masas lo propusieron como candidato a la diputación de Trujillo,  él no declinó y acepto, y ahora son otros fueron los que figuran en las primera célula apristas de aquella época de 1931, Orrego acepta en 1946, cuando lo eligen senador de la república, pero antes de eso  cuando el golpe de estado de Sánchez Cerro y luego Sánchez Cerro deja encargo  y se forma un gobierno transitorio, lo nombran a él  representante de las instituciones del norte miembro de ese gobierno  transitorio y él no acepta, declina, nunca aceptó, porque él solía decir esos cambios tienen que ser desprendidos y la soberanía popular, es decir el pueblo soberano, mediante el voto secreto y universal.

 

Entrevistadora: ¿Se sentía a gusto de trabajar a lado de Antenor Orrego?

Juvenal Ñique: Sí, por supuesto. Después nos hemos reunidos muchas veces, casi siempre, a mí me trataba con mucho cariño y me trataba con mucho afecto, yo también tenía un acercamiento casi familiar.

Entrevistadora: ¿Le hubiera gustado seguir trabajando a su lado?

Juvenal Ñique: Claro, lamentablemente el muere en 1960, todavía con sus energías plenas pero peor me hubiera gustado. Él era un hombre extraordinario, él era un escritor de fundo, como usted debe saber, primero Notas Marginales y Monólogo Eterno. Notas Marginales fue en la primera obrita que el publica, y recuerdo haber leído una carta que le escribe César Vallejo a  Antenor Orrego, cuando le dice he leído tu libro y ha producido en mí un estremecimiento tremendo, de obra, de mensaje, y debo decirle ahora que con Antenor Orrego y César Vallejo tuve una amistad entrañable, uy eran grandes amigos, pero hablar de la amistad de Orrego y César Vallejo nos llevaría mucho tiempo, porque eso podría ser una entrevista muy concreta, porque ninguno de los biógrafos de Vallejo y de Orrego hasta lo que yo conozco han tocado a profundidad esa gran amistad entre dos géneros, le género de la poesía universal, César Vallejo y el gran filósofo de América, Antenor Orrego Espinoza.

Entrevistadora: ¿Qué anécdotas podría rescatar de su relación con Antenor Orrego?

Juvenal Ñique: Bueno una serie de anécdotas, que se relacionan algunas conmigo y que yo no quisiera tratarlas, las trataran otras personas que también conocen sobre estos asuntos, pero que muy extrañamente hasta ahora todo  lo que he leído escrito por él, no se remedia a esto que es esencial, la amistad de dos géneros y entre esa amistad de dos genes aunque sea en una pequeña parte, las anécdotas que ha pasado Antenor con los jóvenes de la época, que son anécdotas colecionantes, que son anécdotas que dejan tradición para el futuro y para lo jóvenes, todas ellas relacionadas con el ética, con la moral, que tanta falta a estos tiempos para orientar a las promociones juveniles, porque yo soy de los que piensan que si vivimos en una sociedad en crisis es porque vivimos en la crisis del hombre y si vivimos una familia en crisis, es porque vivimos y sufrimos la crisis del hombre, necesitamos para el Perú, para América y para el mundo un hombre nuevo  y ese hombre nuevo solo lo alcanzaremos sólo cuando se realice, la verdadera revolución de los espíritus, me refiero al espíritu humano al espíritu del hombre, ay que renovar claro, revolucionariamente sí pero empecemos por nosotros.

Entrevistadora: Muchas gracias por habernos concedido esta entrevista.

Juvenal Ñique: Vénganse cuando quieran.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

11 comentarios

Anónimo -

quiero inforamcion maquina de mierda

lucia ramos -

Que interesante información Felicitaciones

Lucía Ramos -

una loable iniciativa que merece toda mi felicitación, siguan así chicas ...y mucha suerte!.¡felicitaciones!

Karina -

Felicitaciones a esta institución educativo que cada día inculca la cultura en nuestras jóvenes. Y Felicitaciones a ustedes chicas sigan adelante, ya que todo conocimiento con sabiduria hace crecer a la persona

Wilfredo Patricio -

Muy interesante la iniciativa, ojala sigan apoyando.

Miriam -

Que bueno saber que hay jovenes que dedican su tiempo en cosas utiles. les ánimo a que sigan adelante en los proyectos y planes que tienen.
felicitaciones la infomación que muestran es muy útil.
Miriam Yaneth

Luisa -

Muy bien se nota su dedicación por la imformación que dan........ verdaderamente felicitaciones ok...

Anónimo -

Felicitaciones por esta gran página, verdaderamente vale la pena acudir a ella que sigan con este proyecto y logren su objetivos. porque será de gran ayuda

Gracias verdaderamente

Francsico Aramburú -

Me parece fabuloso que esten incursionando en el desarrollo de estas paginas educativas.. LAS FELICITO CHICAS!!!!

_rOmMeL_ -

Muy interesante... Thx por la Info :D

MARION -

m parece excelenete su trabajo !!! es muy bueno los felicito!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres